El sueño es esencial en nuestras vidas, una noche de descanso tiene un gran efecto en nuestra salud. El dormir es parte de la homeóstasis de los individuos, es decir, el sueño permite al cuerpo y a la mente mantener una condición de estabilidad y equilibrio. En pocas palabras, dormir es como el agua, como los alimentos, las vitaminas o el aire, es un elemento necesario para que nuestro cuerpo se encuentre en armonía y equilibrio. Estudios demuestran que hay una relación entre problemas de sueño durante la juventud y el grado de éxito en la vida y el trabajo. Asimismo, un buen sueño está vinculado a la creatividad y la alta productividad de un trabajador. Es por ello que una persona necesita de 7 a 8 horas de sueño sano al día ¿Estamos durmiendo menos horas? Tengamos ahorita un pequeño momento para reflexionar sobre esto, recordemos que nuestro cuerpo necesita “recargar batería” día tras día.

Al encontrarnos bien descansados el estado de ánimo mejora, nos sentimos dispuestos a experimentar nuevas experiencias y sentimos como nuestro cuerpo responde positivamente al descanso y se llena de energía. Es necesario que nos preocupemos por dormir lo suficiente, ya que tarde o temprano el mal hábito de desvelarnos nos pasará la factura. Sé que puede ser difícil debido a las fuertes exigencias que nos impone la sociedad; no obstante, la mejor recomendación que les puedo dar, y que probablemente la hayan escuchado muchísimas veces de sus maestros o padres, es la PLANIFICACIÓN. Organícense con anticipación y no posterguen las cosas para después, ya que esto luego ocasiona una noche de desvelo. Dormir para sentirnos enérgicos ¡Dormir para sentirnos bien!