Por: Muki Palacios muki@mukipalacios.com

 

En la actualidad, sorprendentemente nos encontramos con el siguiente paradigma. Si yo trabajo mas duro, obtendré más éxito y a mayor éxito seré más feliz.

 

El trabajo está ligado al éxito, por eso muchas mujeres se sienten frustradas por renunciar a el, para ser madres, aun cuando esta sea una decisión planificada minuciosamente. “Las personas más exitosas y satisfechas construyen sus vidas al hacer lo que más disfrutan todos los días. Por el contrario, quienes se obstinan en convertirse en quienes no son, suelen padecer estrés y tensión al no obtener progresos concretos” ¿Como compaginar mi rol madre y profesional y no frustrarme en el intento? El mundo profesional y el mundo personal están mutuamente interconectados.

 

Los efectos en el  trabajo revierten negativa o positivamente en nuestra vida privada y la inestabilidad de la vida privada tiene efectos negativos sobre el rendimiento y las relaciones en nuestra profesión. La psicología positiva por más de una década, viene estudiando esta relación entre felicidad, placer, compromiso, sentido con productividad y si bien cada vez existen mas investigaciones fiables que demuestren las claves de la felicidad, lo que sí se sabe es que está muy relacionada con el uso de nuestras fortalezas y con el empleo del tiempo, y es ahí, donde la elección del trabajo juega un papel fundamental. Es decir, a qué dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo y si esta actividad, es coherente con nuestras pasiones, fortalezas y valores.

 

El ser feliz o no serlo es una decisión propia y que día a día tomamos. Hoy  vemos como cada vez más mujeres nos hacemos cargo de puestos de dirección en empresas importantes y como sin perder el papel de madre ni de mujer podemos hacer un buen trabajo . Hay que tomar en cuenta que el trabajo ocupa un puesto importante en estructurar nuestra identidad social y ello es lo que cada vez más mujeres buscamos.

 

El trabajo, nos da una estructura  para organizar nuestro tiempo, días, semanas, etc., proporcionándonos un marco de referencia útil, orientándonos a llenar nuestro día a día con actividades  no solo gratificantes sino significativas en las que podamos expresar toda nuestra potencialidad y aun mas dejar una huella o un legado sin descuidar nuestros roles de madre, mujer y esposa. Sin embargo,  el simple hecho de trabajar no es lo que nos hace feliz; el reto que tenemos como MADRE Y PROFESIONAL es encontrar alguna actividad en la que además de garantizarnos una compensación económica, podamos encontrar la actividad que nos haga sentir plenas al expresar nuestras fortalezas y talentos y nos permita desarrollar toda nuestra potencialidad en nuestro rol familiar, el cual implicaría una buena administración de nuestra energía y tiempo. Y claro, nunca esta demás unas buenas vitaminas para la mujer, Womens Ultra Mega Active.