Por: Muki Palacios muki@mukipalacios.com

 

SÉTÚ: Cuenta Contigo: Enseñamos aquellas cosas que no enseñan en el colegio, pero que son indispensables para la vida.

 

Adolescencia. Cambios constantes. Cambios repentinos. De un momento a otro nos dimos cuenta que ya no somos chicos y ahora somos adolescentes y junto con esto convinieron distintos retos que la vida nos pone adelante a nosotros y también a nuestra familia o bien que nuestros pequeños de la noche a la mañana se volvieron adolescentes. Nos gusta entender la adolescencia como el salto que se da para convertirse en adultos de bien, optimistas, conscientes de su impacto en el otro, responsables y sobre todos felices.

 

Creemos que es indispensable que los adolescentes encuentren su elemento, es decir, aquello que realmente los hace únicos. Crecer puede resultar muchas veces abrumador, difícil y preocupante tanto para el adolescente que está abriendo su propio camino en la vida como también para la familia.

 

Si bien es una época muy bonita porque se empiezan a observar los frutos de las semillas que se sembraron mucho tiempo atrás y que por largos años se fueron regando con cariño, dedicación y amor, es también una época de turbulencia, pues es en esta etapa que empezamos a cuestionarnos a nosotros mismos, a empezar a pensar qué queremos ser realmente más adelante, a experimentar un mar de emociones nuevas y a empezar a tomar decisiones por nuestra propia cuenta.

 

En casa, nuestros cuidadores, pueden haber dado el mejor esfuerzo para criarnos como personas capaces de elegir bien y distinguir lo que nos conviene o no, pero eso no quita la realidad, siempre existirán distintos escenarios que si no los sabemos manejar de la mejor manera pueden llevarnos a tomar decisiones que traerán consecuencias que no estamos buscando.

 

La exposición al consumo de sustancias, la negociación de los permisos por la noche, los enamoramientos, la violencia, la presión social y el uso de la tecnología son parte de los temas centrales que pueden desbordar a un adolescente. No obstante, si les entregamos las herramientas necesarias a nuestros chicos para que puedan hacer una pausa, analizar lo mejor para ellos y luego tomar una decisión más racional pensando en el largo plazo tambié, les irá muy bien hoy y les irá mejor mañana.

 

Depende de nosotros entregarles estas herramientas. Pensando en la urgencia del tema y de la necesidad de trabajar con nuestros chicos (muy pronto adultos) hemos creado y diseñado junto con nuestro gran equipo de psicólogos un programa estructurado desde la Psicología Positiva dirigido a nuestros jóvenes entre 15 – 18 años y por eso hemos vuelto realidad nuestro programa “SÉTÚ: Cuenta Contigo” el cual tiene como objetivo incrementar su autoconocimiento, alumbrar sus fortalezas, mejorar la gestión de emociones y despertar más emociones positivas, brindar herramientas para mejorar la calidad de sus relaciones amicales y familiares y desarrollar una mirada más apreciativa para que puedan ellos de forma autónoma tomar las mejores decisiones sin necesidad de estar atrás supervisando constantemente sus pasos.

 

Con las herramientas adecuadas, podremos sentir tranquilidad y plena confianza en lo que harán. Es nuestra responsabilidad como padres ofrecerles nuestras dos manos para que atraviesen de la mejor manera esta etapa y pronto empiecen a brillar por el mundo.

 

SÉTÚ: Cuenta Contigo: Enseñamos aquellas cosas que no enseñan en el colegio, pero que son indispensables para la vida.