Por: Muki Palacios muki@mukipalacios.com

 

Los DESAFÍOS son el terreno del que acabará brotando toda nuestra sabiduría  ¿Alguien lo duda?

 

Los DESAFÍOS, son también una oportunidad que nos invita a hacernos preguntas que nos orientan hacia nuestro mejor yo y a acciones más compasivas e iluminadas si somos amables con uno mismo y soltamos las historias de agravio. Tenemos creencias que ciertos logros en la edad adulta nos harán felices para siempre y que ciertos fracasos, quiebres o dificultades nos harán eternamente infelices, que no volveremos a ser los de antes y que la vida se nos acabó, tenemos una CONCEPCIÓN tan REDUCCIONISTA de la vida. Qué acontecimientos cambian la vida y en qué sentido es algo que con frecuencia no se puede saber de inmediato. Algo positivo puede desencadenar crisis y decepción profunda, y algo negativo puede derivar en algo maravilloso. Imposible saber que acontecimientos van alterar significativamente y en que sentido nuestra vida. Tenemos cierta incapacidad para imaginar con exactitud el impacto y la resistencia que tenemos ante ciertos hechos no esperados ni deseados en la vida , infravalorando nuestra fuerza, subestimando nuestras habilidades y dones, desde la capacidad para estar a la altura de las circunstancias hasta la fortaleza para afrontar adversidades con entereza y aplomo y aprender de la experiencia. Sobrevaloramos la duración y la intensidad.

 

Exageramos el efecto que una crisis, desafío, pérdida tendrá sobre nuestro bienestar. “Somos más fuertes de lo que creemos y cree la gente” Siempre digo en mis talleres, las crisis – DESAFÍOS pueden ser también: «Un regalo, una oportunidad y quizá una MANIFESTACIÓN DE QUE LA VIDA NOS QUIERE, y por ello, nos empuja a ir más allá del baile que bailamos, y quizás a inventar nuevos pasos“. Una OPORTUNIDAD para encontrar fuerza en la adversidad al identificar un PROPÓSITO en las pruebas, aprendiendo a LEVANTARNOS en nuestro interior y transformar el dolor en sabiduría y crecimiento.

 

– ¿Qué me está pidiendo la vida en este momento?

– Hay elecciones difíciles y correctas.

– Usar la voluntad para aprender a disfrutar.

– Estar alegres es una decisión y una actitud ante los desafíos que vamos teniendo.

 

Y para cerrar este artículo te invito a plantearte esta pregunta: ¿Cuáles son tus desafíos, que si los reconceptualizas te pueden llevar quizás, a encontrar tus inspiraciones? Y finalmente, te dejo con esta reflexión que dice Albert Einstein acerca de las CRISIS: “No pretendamos que las cosas cambien, si seguimos haciendo lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura.

 

Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ¨superado¨. Quien atribuye a la crisis a sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis, todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el inconformismo.

 

En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla. CAMBIAR LA PERCEPCIÓN DEL DOLOR PASADO, DEPENDE DE MI ACTITUD. Sabemos que no podemos cambiar el pasado…pero SÍ nuestra ACTITUD y EMOCIONES hacia él, dejando de sentirnos VÍCTIMAS y enfocándolo como APRENDIZAJE.