Por: Muki Palacios muki@mukipalacios.com

La Felicidad y la responsabilidad van de la mano. Encontrar la alegría de vivir más allá de las circunstancias depende de nosotros, SOMOS RESPONSABLES DE NUESTRA FELICIDAD. Ser feliz ES UNA DECISIÓN importante y requiere esfuerzo, compromiso y disciplina. La felicidad parece depender más de como interpretamos los acontecimientos y de la habilidad de aprender a controlar nuestra experiencia interna, no es producto de las circunstancias, ni una predestinación.

Por lo tanto, podemos entrenarnos para ser más felices y encontrar un sentido a la vida más allá de uno mismo. Un factor importante para ser más felices, es la INTENSIDAD CON LA QUE VIVIMOS NUESTRAS RELACIONES SOCIALES, y el tiempo que pasamos con nuestros seres queridos. Sin embargo, al ser una elección personal, está más relacionado con nuestro interior que con lo que pasa en nuestro exterior. El mejor camino de lograrla ES ENCONTRAR UNA CAUSA A LA CUÁL SERVIR,buscando un sentido a la vida, más allá de uno mismo. Tiene que ver con identificar nuestras fortalezas y ponerlas al servicio de algo, más elevado que nosotros mismos. Recuerda que: NO HAY FELICIDAD SIN ACCIÓN.

La felicidad tiene que ver principalmente con el AQUÍ Y EL AHORA, con disfrutar del presente, teniendo esa capacidad de asombrarnos de nuestro día a día, aventurándonos a vivir conquistando con una sonrisa todo lo que esté a nuestro alrededor. Ser feliz en tiempos de crisis es posible, cuando utilizamos el poder reparador del OPTIMISMO ante la adversidad, dando una interpretación positiva al acontecimiento.

Para alcanzarla no hay que escarbar en lo más profundo, psicoanalizar experiencias traumáticas previas, ni análisis minuciosos. No se puede alcanzar la felicidad mediante la búsqueda consciente de ella. J.S. Mill decía: “Pregúntese a sí mismo si es feliz y dejara de serlo” Es al estar totalmente involucrado en cada detalle de nuestras vidas, sea bueno o malo, cuando encontramos la felicidad, no intentando buscarla directamente. La alegría de vivir depende directamente de cómo la mente filtra e interpreta las experiencias cotidianas. Si somos o no felices depende de nuestra armonía interna y no del control que somos capaces sobre las grandes formas del universo. Está comprobado que elegir ser felices puede mejorar nuestro estado de Salud hasta en un 40%.

Todos quieren vivir en la cima de la montaña, pero toda la felicidad pasa mientras escalamos.