Intervenciones en Bienestar


Escoje ser FELIZ ahí donde te encuentras


La experiencia acumulada de nuestro trabajo como especialistas en Psicología Positiva, tanto en empresas como personas, nos ha llevado a proponer un método que, aplicados de forma sistemática, incrementan el bienestar y la felicidad de las personas.

model

*Modelo patentado por Muki Palacios
Centro Psicología Positiva Perú

Creemos que cada persona vive circunstancias particulares que requieren de estrategias y fórmulas diferentes, por lo que no consideramos oportuno ofrecer “recetas” universales de felicidad para todos, pues creemos no existe ninguna forma mágica que haga aparecer la felicidad donde queramos. Por el contrario, consideramos que la felicidad se va forjando y construyendo día a día; requiriendo de un trabajo y esfuerzo constante.


Para ello planteamos un modelo que si lo aplicamos sistemáticamente lograremos potenciar el saboreo en la vida, el ESTAR PRESENTE realmente, el prestar atención a lo ordinario para volverlo extraordinario, a través de técnicas que nos permitan focalizar la atención, ahondando en las propias fortalezas personales y la presencia de emociones positivas.


Este es una propuesta basada en mi experiencia de trabajo desde la PSICOLOGIA POSITIVA en la cual esquematizo los aspectos a evaluar y a revisar permanentemente si queremos incrementar nuestro nivel de satisfacción con la vida y saborear de las pequeñas felicidades cotidianas, para no estar agradecido solo de vez en cuando sino momento a momento y hacer del MUNDO UN LUGAR FELIZ vivido desde la GRATITUD.

Primer estadio


RESA (respira, ejercicio, sueño y alimento

Estamos viviendo en un mundo altamente competitivo, en el que el trajín del día a día nos gana; generando niveles de estrés dañinos que afectan nuestra salud, tanto física como mentalmente, ya que el alto nivel de exigencia nos lleva a sentirnos cansados, adoloridos y angustiados. A pesar de estos efectos, queremos ser parte de esta competencia y tendemos a sobre-exigir nuestro cuerpo al máximo de sus capacidades generando de esta manera muy malos hábitos de salud en diversos aspectos que terminan por reflejarse en cómo nos sentimos.


Uno de los primeros aspectos afectados es nuestro sueño. Es común que nos vayamos a dormir a cualquier hora y nos despertemos al alba para ser los primeros siempre y continuar en la apresurada carrera. Lamentablemente, limitamos las horas que tiene nuestro cuerpo para recuperarse del día intenso que ha vivido el día anterior. Asimismo, nuestra alimentación también ha sido descuidada, preferimos comer al paso o no comer, simplemente para ganar un poco más de tiempo, sin tomar en cuenta los nutrientes básicos que necesita nuestro cuerpo y que no se los estamos dando, por cumplir otras tareas que siempre tendrán la etiqueta de “urgente”. Por otro lado, tendemos a dedicar gran parte de nuestra energía al trabajo y no guardamos nada para hacer un poco de ejercicio, llevándonos a una vida sedentaria.


Es frente a esta situación que con RESA quiero proponer un método que nos llevará a tomar conciencia de la necesidad que tenemos por implementar hábitos saludables en nuestra vida para cuidar nuestro cuerpo y nuestra salud. Es importante darle a nuestro cuerpo este espacio para revitalizarse y recuperarse, puesto que nos ayudará a responder aún mejor a las exigencias del día a día. Un cuerpo descansado y bien nutrido nos permitirá desplegarnos al máximo de nuestras capacidades y posibilidades, ayudándonos a alcanzar objetivos y metas. RESA es la Base de la Felicidad, si no prestamos atención y cuidamos estos aspectos, no estaremos listos para empezar a construir nuestra auténtica felicidad.


A continuación le explicamos estos aspectos básicos relacionados a la salud que deberás tomar en cuenta:

Quienes vivimos en grandes ciudades nos vemos envueltos en un ritmo de vida acelerado, en el que el estrés se transforma en nuestro fiel compañero a la hora de realizar nuestras actividades. Un estudio encontró, que la mayoría de estas personas respira habitualmente de forma superficial, como si estuviera siempre en estado de alerta, lo que trae como consecuencia que se consuma poco oxigeno, lo cual produce alteraciones en el funcionamiento de distintos órganos, principalmente del cerebro; y esa falta de oxígeno se puede manifestar como fatiga, sueño, apatía y malhumor. Con lo anterior en nuestra vida no podremos disfrutar plenamente de nuestra vida.


No obstante, se ha comprobado que aprender a respirar correctamente nos puede mejorar y prolongar la vida, así como hacer sentirnos más fuertes físicamente y mejor emocionalmente. Una respiración consciente relaja de forma inmediata, produce calma y equilibrio, brinda oxígeno al cuerpo, mejora el rendimiento y la salud tanto física como mental. Como si fuera poco lo anterior, la respiración consciente nos protege del estrés y de la ansiedad; aclara la mente y esta se torna más atenta y despierta; ayuda a recuperar la armonía con la vida y el sentimiento de amor y plenitud; aumenta la creatividad y la capacidad de intuición; incrementa la capacidad para resolver problemas y mejora las relaciones interpersonales y con uno mismo (Calle, 2000).


Lo que se busca es que se introduzca, como mínimo, tres respiros profundos en el día, pues estos que pueden llegar a transformarlo. Nos gusta recordarnos constantemente la siguiente frase: “Si yo tuviera que reducir mis recomendaciones para un vivir sano a solo un tip seria simplemente aprender a respirar correctamente”.


Si practicamos diariamente respiraciones más conscientes, uniformes y profundas, podremos relajar los nervios y empezar a vivir desde una posición más calmada y tranquila. La respiración consciente coopera en el control de todas las emociones y ayuda a enfriar las emociones negativas y a prevenir las reacciones emocionales nocivas (Calle, 2000).


Así que señores… ¡RESPIREN! Pueden hacerlo donde sea y cuando sea. Inclusive cuando se encuentran escuchando una conferencia o leyendo este artículo.

Alguna vez escuche que no hacer ejercicios es como tomar depresivos. Me parecieron unas palabras muy fuertes, y fue ahí cuando me di cuenta de la importancia de realizar alguna actividad física por lo menos una vez al día.


Hacer ejercicios es una práctica muy beneficiosa en la prevención, desarrollo y rehabilitación de la salud. Estos incrementan naturalmente el bienestar general, reduce el riesgo de muerte prematura, reduce la depresión y la ansiedad, mejora el desempeño en el trabajo y actividades sociales, te ayuda a dormir mejor, entre otros varios beneficios y esto se debe a que el ejercicio físico cambia el funcionamiento de nuestro cerebro, ayudándonos a formar más conexiones en él y con esto poder articular mejor nuestros pensamientos.


Muchas veces se ha dicho que el deporte es como el héroe no reconocido en las intervenciones psicológicas, ya que brinda al paciente un espacio en el cual puede liberar todo tipo de tensiones y descargarse emocionalmente. Esto se debe a que permite la liberación de neurotransmisores: noradrenalina, serotonina y dopamina muy similares a los medicamentos psiquiátricos más importantes y sin efectos secundarios. A estos se les conoce como las “Hormonas de Felicidad” y las podemos producir con una dosis de ejercicio.


Diversas investigaciones señalan que el realizar actividad física regularmente reduce en casi un 50% el desarrollo de enfermedades mentales. Además, el ejercicio es un elemento fundamental para promover las emociones positivas. Los datos de un estudio realizado en España en el 2006 por la Universidad de Granada, arrojaron que las personas que realizan regularmente ejercicio físico se perciben como más saludables, con menor estrés y presentan mejor estado de ánimo que aquellas otras que no realizan ningún tipo de ejercicio físico (Jiménez M., Martínez P., Miró E. & Sánchez A., 2007).


El deporte transformará la manera en que percibas e interpretas los hechos de tu día a día de manera garantizada. Te llenará de energía y alegría, al realizarlo podrás sentir notoriamente un aumento en tu vitalidad. Queremos que ustedes compartan estas sensaciones, tal vez sean distintas, pero siempre serán positivas… así que levántense de sus camas o sus sillas, no se pongan excusas, no necesitan de un gimnasio para ejercitarse, lo único que necesitan son GANAS ¿Comenzamos hoy?

El sueño es esencial en nuestras vidas, una noche de descanso tiene un gran efecto en nuestra salud. El dormir es parte de la homeóstasis de los individuos, es decir, el sueño permite al cuerpo y a la mente mantener una condición de estabilidad y equilibrio. En pocas palabras, dormir es como el agua, como los alimentos, las vitaminas o el aire, es un elemento necesario para que nuestro cuerpo se encuentre en armonía y equilibrio. Estudios demuestran que hay una relación entre problemas de sueño durante la juventud y el grado de éxito en la vida y el trabajo. Asimismo, un buen sueño está vinculado a la creatividad y la alta productividad de un trabajador. Es por ello que una persona necesita de 7 a 8 horas de sueño sano al día ¿Estamos durmiendo menos horas? Tengamos ahorita un pequeño momento para reflexionar sobre esto, recordemos que nuestro cuerpo necesita “recargar batería” día tras día.


Al encontrarnos bien descansados el estado de ánimo mejora, nos sentimos dispuestos a experimentar nuevas experiencias y sentimos como nuestro cuerpo responde positivamente al descanso y se llena de energía. Es necesario que nos preocupemos por dormir lo suficiente, ya que tarde o temprano el mal hábito de desvelarnos nos pasará la factura. Sé que puede ser difícil debido a las fuertes exigencias que nos impone la sociedad; no obstante, la mejor recomendación que les puedo dar, y que probablemente la hayan escuchado muchísimas veces de sus maestros o padres, es la PLANIFICACIÓN. Organícense con anticipación y no posterguen las cosas para después, ya que esto luego ocasiona una noche de desvelo. Dormir para sentirnos enérgicos ¡Dormir para sentirnos bien!

Nuestro cuerpo funciona como una máquina, y es por ello que requiere de combustible para funcionar… este es el alimento. De él nuestro cuerpo obtiene los nutrientes y las energías necesarias para realizar todas nuestras actividades diarias. Sin embargo, son muy pocas las personas que saben balancear correctamente su alimentación. Las exigencias de nuestro día a día nos obligan a remplazar comidas sanas por comidas chatarra con alto contenido calórico y graso, pero con muy pocos nutrientes, esto le resta energía a nuestro cuerpo en lugar de aumentarle; o peor, dejamos de comer por ganar un poco más de tiempo. Nunca debemos de olvidar que COMEMOS PARA VIVIR, así que dejar de lado cualquiera de las tres comidas diarias no es una opción.


Asimismo, está comprobado que es mejor dar prioridad a aquellos alimentos que sean más naturales, frescos, nutritivos y sanos. Debemos ir modificando los hábitos nocivos de alimentación y aprender a priorizar las verduras, las frutas, las legumbres, los lácteos, los frutos secos, y de forma más controlada, los demás alimentos (tampoco queremos que te prives de todo, de vez en cuando uno puede darse un gustito). El comer saludable nos traerá beneficios a todo nivel, tanto físico como mental y emocional.


Hay una frase en especial sobre la nos gusta reflexionar: "Nadie puede vivir a dieta, pero todos podemos vivir más si elegimos mejor lo que comemos". De esta manera, los invito a tomar conciencia acerca de los que consumimos y como esto repercute en nuestro cuerpo. Busquemos cambiar la palabra “dieta” por “hábito alimenticio” y eduquémonos para darle a nuestra cuerpo el alimento que necesita para mantenerse fuerte y lleno de vitalidad.